top of page

Lubricación manual de instrumentos articulares: ¿por qué es tan importante?


Las articulaciones de los instrumentos quirúrgicos son áreas críticas ya que la capa pasiva está constantemente sometida a tensión mecánica. La lubricación manual específica con un aceite a base de parafina adecuado, diseñado para instrumentos quirúrgicos, puede evitar este efecto. El aceite debe ser permeable al vapor (esterilización) y biocompatible.

La técnica adecuada es la lubricación dirigida (ambos lados) de la articulación seguida de mover la articulación cinco veces. Lubricar varios instrumentos juntos hace que el proceso sea más eficiente.

El estudio del Grupo de Proyecto Reprocesamiento (PGR) también ha demostrado que una adecuada lubricación mejora los resultados de la limpieza y, sobre todo, reduce la aparición de residuos de alto nivel, ya que se evita que la suciedad se acumule en las juntas. Las cantidades típicas de aceite que quedan en una junta en una lubricación manual oscilan entre 5 y 10 µl.


A diferencia de eso, la lubricación con leche para instrumentos sólo deja cantidades mínimas de

aceite detrás (menos de 0,5 µl) que además no se aplica de forma específica. El aceite se puede encontrar en todas partes, donde el agua del enjuague final se evapora en el instrumento y no simplemente se cae. La experiencia práctica demuestra que esto no es suficiente para prevenir de forma fiable la corrosión por fricción en las juntas.

Por lo tanto, recomendamos preferir la lubricación manual para conservar el mejor valor y aumentar la seguridad.



Sobre el autor

Gerhard Kirmse es experto senior en reprocesamiento y suministro de quirófano en Aesculap y miembro del grupo AKI. Como ingeniero biomédico con un doctorado en limpieza de instrumentos, trabaja en investigación y realizó consultoría en más de 400 CSSD en todo el mundo.

17 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page